Pudo haber sido lindo, pero lo hiciste perfecto

Y sin ser perfecto, alcanzaste la perfección para mí.

¿Quién es la pareja perfecta?

“Perdemos el tiempo buscando al amante perfecto, en lugar de crear el amor perfecto.” Tom Robbins

“Somos, cada uno de nosotros, ángeles con una sola ala; y sólo podemos volar abrazándonos unos a otros.” Luciano de Crescenzo

La búsqueda de la pareja perfecta se centra normalmente en la búsqueda de la persona perfecta con los rasgos deseables ideales. El principal defecto de esta búsqueda es que no tiene en cuenta si existe armonía entre la pareja potencial.

La inutilidad de tal búsqueda está claramente ilustrada en el maravilloso libro de Graeme Simsion, The Rosie Project. En este libro, Don Tillman, un profesor universitario, busca una esposa y prepara una lista detallada de las características que desea en la mujer perfecta, tales como inteligencia, una buena cocinera, ser siempre puntual, no fumadora, no bebedora, con un alto nivel de forma física. Descartó a muchas mujeres hasta que conoció a Rosie, una camarera que fuma, bebe y no cumple con la mayoría de sus criterios para una pareja romántica adecuada. Juntos buscan al padre biológico de Rosie y, en el proceso, Don se enamora de Rosie. No son sus características individuales las que generan su amor, sino la armonía que descubre con ella lo que hace la diferencia.

Las relaciones amorosas profundas son aquellas que involucran relaciones armoniosas en las que ambos miembros de la pareja sienten que están floreciendo personalmente dentro de la relación. Cada uno de ellos está involucrado en actividades personales intrínsecas y perciben la mayoría de sus actividades juntas como actividades intrínsecas. La armonía funcional está determinada por la idoneidad de cada uno de los miembros de la pareja, y no por el hecho de que sus cualidades aisladas sean las mejores de la ciudad. En tales casos, los compromisos románticos se eliminan, o al menos se reducen considerablemente.

Conclusiones

La moraleja de estas consideraciones es que la pareja perfecta puede no ser la persona perfecta con la que usted está soñando; más bien, es alguien que es comparable a usted y está dispuesto a invertir en crear una armonía funcional con usted. En consecuencia, su pareja puede ser su mejor compañero posible no si es bello o famoso, pero si es adecuado para usted y puede crear esta armonía funcional juntos. La necesidad de hacer compromisos románticos se elimina o al menos se reduce considerablemente en estas circunstancias. Su principal preocupación no es comprometerse (después de haberlo comparado con otras personas), sino cooperar (con su pareja).

Pudo haber sido lindo, pero lo hiciste perfecto
Puntúa esta página

Contenido relacionado

Deja un comentario