Ojalá que lo que estés buscando valga más que lo que estás perdiendo

Aunque siendo honestos, ambos sabemos que no.

Un día, me recordarás

Un día, vas a llamar, pero no voy a responder.
Querrás recordar el sonido de mi voz, pero yo habré olvidado la tuya.

Un día, te vas a arrepentir. Te vas a sentar y recordar a la chica que amaste y perdiste porque estabas demasiado ocupado persiguiendo un estilo de vida que creías que querías. Un estilo de vida lleno de rostros de mujeres que no puedes recordar y botellas rotas en las esquinas de las calles poco iluminadas.

Un día, te arrepentirás de haberme perdido. Vas a desear no haberme dejado marchar. Vas a buscar mi cara en multitud de personas y te vas a preguntar qué estoy haciendo. Donde estoy. Con quién estoy.

Tus noches estarán llenas de recuerdos de nosotros, preguntándote dónde estuvo todo mal, reviviendo los errores que cometiste, y preguntándote si mientras estabas solo, yo estaba en los brazos de otra persona.

Un día, tu familia preguntará por mí. Te preguntarán por qué me alejaste y no tendrás una respuesta. Mirarás al suelo mientras ellos te miran en silencio. Te preguntarán por qué ya no te ven sonreír, por qué la luz de tus ojos se ha desvanecido.

Extrañarás la forma en que solías hacerme reír. Extrañarás la forma en que solía mirarte, llena de amor y esperanza. Pensarás en el futuro que una vez planeamos para nosotros – las oportunidades perdidas y las aventuras que nunca tomamos.

Un día, me extrañarás.
Un día me recordarás, pero serás un recuerdo lejano.

Ojalá que lo que estés buscando valga más que lo que estás perdiendo
Puntúa esta página

Contenido relacionado

Deja un comentario